miércoles, 2 de mayo de 2012

pynö 1 ("las preclinaciones")

Pedo. Recibe re.- Restivo idem Montoya. Tupä Kuchuvi Veve dice pedar. Guasch dice además echar pedos o cuescos, peer. Ortiz Mayans dice además ventosear. Peralta y Osuna dicen además ventoseo. (tepynö tiene su propia entrada porque es el nominativo de las tres preclinaciones que Montoya desarrolla también en esta entrada, como en la entrada de tepynö.)


She repynö.
Hepynö.
Guepynö.

(Nuestra interpretación y versión del Tesoro observa más bien las preclinaciones en vez de las oscilaciones. Las oscilaciones si no estamos equivocado es una interpretación que pertenece al Padre Antonio Guasch. Nuestra interpretación de las preclinaciones está dicha también en el Prefacio de nuestra versión del Tesoro, es decir en el Prefacio de este blog. 

Creemos honradamente que nuestra interpretación supera a la del Padre Guasch porque ésta última es solamente nominal. La nuestra en cambio tiene momentos gramaticales diversos que dentro de la ficción gramatical cumplen funciones significativas diferentes, diríase mejor, muy diferentes, las cuales razones son encontradas solamente en el Tesoro y en Tupä Kuchuvi Veve, aunque sin un sistema explícito que lo manifieste con claridad y distinción. Es decir que las preclinaciones superan la mera división nominal de sustantivos oscilantes y no oscilantes, etc. y con esta superación se abandonaría una mera apariencia nominal para dar paso a lo que son, o sea sutiles diferenciaciones importantes para una gramática -como la guaraní-  con muchas construcciones técnicas.

En esta entrada Montoya pone tres preclinaciones, a saber:

She repyno, que al estar luego precedido del pronombre she dice de uno mismo

Las otras dos preclinaciones, es decir hepynö y guepynö no aceptan pronombres, directamenten van solas pues rechazan los pronombres que están "señalados" por sus preclinaciones mismas, o sea, la "h" y la "gu"; las cuales preclinaciones dicen:

Hepynö -repetimos, no necesita pronombres- dice alteridad. O sea el pedo de otro.

- Guepynö -repetimos, no necesita pronombres- es utilizado en Tupä Kuchuvi Veve para las narraciones, y para las definiciones de las conductas jurídicas o antijurídicas. Serviría este cierto impersonalismo para narraciones o conceptos, o sea el pedo dicho o insertado en una narración o discurso conceptual.

La preclinación que nosotros llamamos de alteridad ha llegado ampliamente al guaraní moderno o contemporáneo o de nuestros días.

La preclinación narrativa o reflexiva ha llegado excepcionalmente al guaraní contemporáneo de nuestros días. Un ejemplo muy conocido es la palabra gua'u que en el Tesoro tiene como su nominativo a la palabra a'u.

Sepan ustedes perdonarme el desarrollar brevemente mi teoría de las preclinaciones a partir de esta palabra no siempre grata, pero, así también, casi siempre la oportunidad es mucho más importante que la elegancia.) 


Guasch

O poí shugui peteï pynö.
Soltó un pedo o cuesco.


Ortiz Mayans :

O pynö hetáva.
Pedorrero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.