lunes, 4 de junio de 2012

tajasu (tajachu)

Puerco.- Restivo idem. Tupä Kuchuvi Veve dice tajachu pecarí grande hembra. Cochi el nombre genérico del pecarí grande. Caravere el macho. Es mymba porä animal privilegiado o sagrado, perteneciente al dios Carai Ru Ete. Guasch dice jabalí, cerdo montés. Y los figurados puerco, sucio, cochino; deshonesto. El doctor Carlos Gatti Battilana dice además porquería, inmundicia. Ortiz Mayans dice que no tiene aseo, sucio. Suciedad, desaseo. Peralta y Osuna dicen además asqueroso. Dicen que ésta palabra no es preclinable, pues la t no se modifica.

Tajasu ra'y.
Lechón.

Tajasu ca'a pe guára.
Puerco montés.

Tajasuete.
Jabalí.

Tajasu kyra.
Puerco capado, y gordo, gordura, y manteca de puerco.

Tajasu ràgué.
Pelo de puerco.

Tajasu tï ropyta pe.
Hocico de puerco.

Tajasu ambu.
Bufido de puerco.

Tajasu caruhá.
Tajasu ñemboaráitáva.
Tajasu ñëmöüháva.
Tajasu yvy mbòvú haty.
Tajasu yvy mboguy guy haty.
Hozadero de puercos.

Yvy tajasu remïmbo'icué.
Yvy tajasu remïmöüngué.
Yvy tajasu hemïmboguycué.
Tierra hozada de puercos.


Tupä Kuchuvi Veve :

Tataendy Ryapuá Já.

Sobrenombre de Carai Ru Ete.

Ryapuá.

"Aquel por el que Truena", nombre sagrado del pecarí grande.

Àra ryapuá.
Nombre religioso del pecarí grande.

Caraveve.

Pecarí macho.

Cochi.

Pecarí grande.

Cochi ypy já Carai.

El dueño de los pecaríes primeros es Carai.

Mitä òú Yvy Jùpy tùva tetägui, o mo äi guembe ra'ÿi, a'èvagui cochi o ñe moñä.

Un niño vino de Yvy Ju desde el país de su padre y esparció semillas de guembe; de ellas se engendraron pecaríes grandes. Yvy Ju, cerca de San Vicente sobre el Monday.


Guasch :


Cure ca'aguý.


Tajasu.

Sería el macho del jabalí.

Caravera.

La hembra.

(Cadogan)

Hetaité mba'e porä apytèpe ñane mongy'a avei opáishaguá tajasu.
Entre muchas cosas buenas, nos manchan muchas indecencias también. 


Gatti Battilana :

Tajasu ete.

Baquira.
Tajasu pecari Fisch. Tañycatïmamífero de la familia Tayassuidae; la mayor entre las dos especies de cerdos silvestres del Paraguay. Vive en los montes, en grandes grupos, a veces de varios centenares. Cuando se les provoca son agresivos y causan tremendas heridas. Felizmente es fácil eludirlos pues basta treparse a un 1 metro de altura, cosa facilísima en el bosque, para quedarse fuera del alcance de estos animales que no saben trepar ni aun sobre un tronco caído. Son irascibles y atacan batiendo los dientes con los que producen un ruido característico. La forma de ahuyentarlos es encendiendo fuego. Una llama algo grande los ahuyenta de inmediato. Incluso el gato onza no se atreve contra el tañycatï y trata siempre de agredir a los individuos que se apartan de la manada. Son diurnos como nocturnos y viven comiendo raíces, frutas y tallos suculentos. Generalmente detrás de los grandes grupos de tañycatï merodea siempre algún tigre o gato onza que viven cazando de tanto en tanto uno de ellos.


Ortiz Mayans :


Tajasupycua.

Una atadura que no se puede desatar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.